¿Es bueno comer chicle? Los cinco mitos y verdades sobre su efecto en la salud

¿Es bueno comer chicle para los dientes? Seguramente que alguna vez te has preguntado si la goma de mascar puede dañar tus dientes o si puede suponer un riesgo para tu salud bucodental. Como una gran parte de cosas en la vida, no existe una respuesta definitiva para esta cuestión. Podemos concluir en que depende de muchos actores.
¿Estás preparado para descubrir lo mitos y las verdades sobre el chicle? ¡Empezamos!

1. Mascar chicle es bueno para tus dientes

Podemos decir que es una verdad a medias. Lo primero que debemos tener en cuenta es si se trata de chicles con azúcar o de chicles con xilitol. En el caso de los primeros, mascar chicle en exceso sí supone un riesgo para tus dientes, Comer chicleya que estás recubriéndolos de una capa de azúcar. De esta manera estás favoreciendo la aparición de las caries y al proceso de descalcificación de tus piezas dentales, pero en el caso del chicle con xilitol, el panorama cambia.

La gran ventaja del xilitol es su capacidad para evitar que las bacterias fermenten, disminuyendo así el riesgo de caries y ayudando a mantener la boca limpia.

 

 

 

Además estás aumentando la producción de saliva, consiguiendo que la acidez de la boca baje y el riesgo de desmineralización de los dientes disminuya. ¿Es bueno comer chicle? Podemos asegurar que el de azúcar no, sin embargo el de xilitol está mucho mejor considerado.

 2. ¡No comas chicle! Desgasta las articulaciones

Es otro de los argumentos estrella de los detractores del chicle, pero la realidad no es tan drástica. Al comer chicle estás moviendo constantemente tu mandíbula, pero salvo que hagas uso y abuso de la goma de mascar, esto no será un problema para las articulaciones de tu boca. Dentro de este apartado, hay que tener en cuenta que el chicle también puede provocar movimiento en tus piezas dentales. Esto se debe al roce entre ellas puede producir desgaste, que como consecuencia grave, puede provocar una mala mordida. Pero tranquilo, esto solamente puede ocurrirte si, como has leído antes, realizas un uso abusivo del chicle.

3. ¡Comer chicle engorda! ¡Comer chicle adelgaza!

Es una cuestión bastante recurrente cuando te preguntes si es bueno comer chicle. Realmente no hay ningún estudio que certifique que ayude a adelgazar o favorezca el ganar peso, pero sí que hay algunos hechos probados que nos pueden orientar un poco más sobre este tema:

Engañar a tu organismo. Al masticar chicle, de alguna manera estás engañando a tu organismo para que crea que estás comiendo, así consigues suprimir el apetito y evitar el picoteo entre horas.
Acelera el metabolismo. La producción extra de saliva ayuda a mantener la actividad metabólica y contribuye a seguir “engañando” a tu organismo.
-Problemas gastrointestinales. El abuso del chicle puede llegar a producir diarrea debido a los endulzantes artificiales que posee la goma de mascar.

4. Mejora tu capacidad cerebral

Por sorprendente que parezca, hay una gran parte de verdad en esta afirmación. Un estudio de la universidad de St Lawrence demostró que una serie de alumnos que comieron chicle diez minutos antes del examen consiguieron mejores resultados que los que lo masticaban mientras lo hacían. Esto se supone que se debe gracias a “una puesta en común de recursos por parte de los procesos cognitivos y de masticación». En el caso de los estudiantes que lo mascaban mientras hacían la prueba, se concluyó que el chicle favorecía la distracción. También quedó demostrado que la goma de mascar ayuda bastante a reducir los niveles de estrés.

5. ¡No te tragues el chicle que se te va a quedar pegado en el estómago!

¿Cuántas veces una madre le ha dicho a su hijo que no se trague el chicle para que no se le quede pegado en el estómago?Infinitas, ¿verdad? Pues bien, puedes estar tranquilo porque tragarte el chicle no supone ningún tipo de peligro a pesar de que sus componentes lo hagan tan pegajoso.

Comer chicle

Nuestro estómago tardará en eliminarlo del organismo alrededor de dos días, a no ser que tragues al día muchos chicles, que en tal caso corres el riesgo de que se forme un bezoar.

A modo de conclusión, el chicle no es tan perjudicial como se creía hace años. Incluso como has podido leer, aquel que lleva xilitol favorece el cuidado y la limpieza de tu boca siempre que se haga un uso adecuado de él.

Ten en cuenta también que esto no son más que cinco mitos. Hay muchos más que circulan alrededor de la goma de mascar.

Envía esta página o compártela:

La lengua, la gran olvidada

Nos lavamos los dientes a diario y cuidamos la alimentación, pero la lengua parece ser la gran olvidada de nuestra limpieza bucal. ¿Cómo limpiar la lengua? ¿cómo mantener correctamente una higiene bucodental total?

En nuestro blog vamos a darte los mejores consejos para que aprendas cómo limpiar tu lengua adecuadamente. Aunque parezca increíble, en nuestra boca habitan más de 700 tipos distintos de bacterias. Algunas de éstas son necesarias, pero otras, pueden desembocar en infecciones si no sabes cómo limpiar tu lengua.

Cómo limpiar la lengua

Son muchos los estudios que han demostrado la relación entre enfermedades bucodentales como la periodontitis o la gengivitis con la diabetes, embarazos prematuros, enfermedades renales y hepáticas…

La lengua da muchas pistas de nuestro estado de salud. Fíjate en su color, en sus manchas y aplica nuestros consejos sobre cómo limpiar la lengua. Por último, un dato curioso: en un beso de 10 segundos más de 80 millones de bacterias viajan de un individuo a otro. ¿No crees que es hora de que aprendas cómo limpiar la lengua?

 

 

Cómo limpiar tu lengua: fíjate en los síntomas.

¿Sabes qué es la glosodiagnosis? Es la ciencia que estudia y observa la lengua, sus vasos nerviosos, color, protuberancias y forma entre otros elementos o las conexiones entre tu lengua y otros órganos. ¡Tu lengua puede darte mucha información sobre tu salud!

¿Por qué limpiar la lengua? Algunas consecuencias

Una de las consecuencias directas es la halitosis o mal olor de la boca. Un síntoma muy frecuente en los fumadores, que además de producir mal olor, también daña el tejido de la lengua, los dientes y la sensibilidad.

Ni que decir tiene, que la mala limpieza de la lengua afecta a las papilas gustativas empeorando el sentido del gusto ¿estás dispuesto a perder parte del placer de comer, de notar matices y disfrutar de la gastronomía? Además, si no sabes cómo limpiar tu lengua correctamente, tu salud bucodental puede verse resentida con la proliferación de caries y más llagas, más aún con la ingesta de alimentos azucarados.

Cada vez que vayas a lavarte los dientes, aprovecha y echa un vistazo a tu lengua. Puede haber presencia de saburra, una capa blanquecina o amarillenta que cubre la lengua y que, en ocasiones, puede ser el síntoma de otras enfermedades como la gastritis, sífilis, problemas estomacales o candidiasis.

Las pistas de la lengua: síntomas de otros problemas de salud

  • Si la lengua cambia de color:

De forma natural el color de nuestra lengua es rosada. Si observas que tu lengua muestra manchas blancas en algunas zonas, puedes tener la llamada lengua geográfica, cuyas manchas parecen conformar un mapamundi.

Lengua pálida: puede indicar la falta de nutrientes, un déficit gastro intestinal o una infección por hongos. De ser sólo blanca en los laterales, desvela un problema en los pulmones.

Lengua roja: si la lengua está rojiza en su totalidad, puede ser el síntoma de una infección. Las crisis emocionales o el exceso de estrés pueden provocar que la punta de la lengua se vuelva roja. Estas causas, como el estrés, también puede dar lugar a la xerostomía o sequedad de la boca por un mal funcionamiento de las glándulas salivales.

Lengua amarilla: exterioriza la candidiasis oral o infección por hongos. Las personas con inmunodeficiencias pueden notar que su lengua se vuelva amarillenta con tacto áspero. La lengua amarilla es muy común entre los fumadores y personas con problemas renales.

Si percibes una grieta central en la lengua, puede estar desvelando un problema digestivo. Si tu lengua está inflamada es probable que tengas algún problema estomacal o gastritis.

¿Cómo limpiar la lengua? Un hábito de salud

limpieza bucodental

Es la pregunta clave: ¿cómo limpiar la lengua? Lo primero es decidir qué instrumento vas a utilizar. Existe raspadores específicos, un aparato con forma triangular en la punta, pero un cepillo de dientes tradicional es igualmente eficaz para limpiar tu lengua. De hecho, existe una combinación de ambos cepillos.

En cualquier caso, lo ideal es intentar pasar el raspador o cepillo por encima de la mayor superficie de lengua posible. Siempre de atrás hacia adelante y sin apretar o raspar demasiado fuerte. De esta manera se eliminan las células muertas. Por último, te aconsejamos utilizar un enjuague bucal para limpiar la lengua.

 

 

Envía esta página o compártela: