La importancia del cuidado dental en niños

No hay duda de que una de las mayores preocupaciones que tenemos como padres es que nuestros hijos disfruten de una buena salud. Tener una boca sana y cuidarla desde pequeñitos puede prevenir incidencias en el futuro tales como problemas musculares, problemas en el habla, estéticos, etc.

Os contamos en este post las recomendaciones de nuestros Odontopediatras para que el desarrollo de los dientes de los más pequeños sea el correcto y no haya complicaciones.

Primera visita al dentista

Desde la SEOP (Sociedad Española de Odontopediatra) recomiendan que la primera visita al dentista se realice al primer año de vida. En esta primera visita se hace revisión del estado general de la boca, comprobamos que no haya ninguna caries y vemos cómo va el crecimiento de los dientes.

Además, se aprovecha para marcar las pautas de una correcta higiene bucal, tan importante desde bien pequeñitos.

Como somos conscientes de que al principio, los niños pueden acudir con cierto miedo o temor, el odontólogo infantil hace que la visita sea muy relajada para que el niño se sienta seguro.

A partir de esta visita, se recomienda hacer una revisión anual, o semestral en caso de existir alguna anomalía en el crecimiento o erupción de los dientes.

Higiene bucal en niños

Debemos intentar que los hábitos de la limpieza bucodental sean adquiridos lo antes posible, de esta manera será más fácil que lo realicen ellos solos de forma rutinaria. 

Aquí os dejamos algunas recomendaciones para tener una boca limpia y sana:

  • Cepillarse los dientes mínimo dos veces al día. Prestar especial atención al cepillado antes de dormir. Cuando los niños tienen sueño es normal que no les apetezca, pero es el más importante, y debemos incidir en mantener la constancia cada noche.
  • Ayudarles con el cepillado. El dentista, les enseña en cada visita cómo debe ser el cepillado. Pero nosotros en casa debemos supervisarlo y comprobar que lo hacen de forma correcta, así evitaremos la acumulación de sarro y formación de caries en las zonas a las que les cuesta más acceder con el cepillo.
  • Utilizar cepillo y pasta de dientes adecuados para su edad. Hay en el mercado muchos tipos de cepillos para niños, el odontopediatra puede aconsejarte el más adecuado según las necesidades de tu hijo. Con la pasta de dientes ocurre igual, la proporción de fluor varía en función de la edad para que no perjudique su salud.
  • Dieta sana y sin exceso de azúcares. Por supuesto no podemos olvidarnos de que una buena alimentación, sana y variada, no solo es importante para el buen crecimiento y desarrollo de los niños, si no también para tener unos dientes fuertes y sin caries. 
  • Duración en el cepillado. Los niños pueden coger costumbre cepillarse de forma rápida y sin ninguna eficacia, pues bien, un truco para intentar que al menos estén dos minutos cepillándose bien todos los dientes es ponerles una canción que les guste y así se les hace más ameno el cepillado. 

Con todos estos consejos, conseguiremos mantener a raya las caries en la boca de los niños y que sus dientes crezcan sanos, bajo la supervisión de su dentista.

Pero además, los odontólogos infantiles, cuentan con dos técnicas más para prevenir las caries en los dientes de los pequeños.

Se trata de la fluorización y el sellado de los dientes.

Fluorización

Consiste en la aplicación tópica de geles y barnices con una alta concentración de flúor sobre los dientes y muelas que aportan protección al esmalte durante un tiempo prolongado y son absolutamente seguros, ya que no se desprenden del diente.

Se suele aplicar una vez al año, o cada seis meses si el niño tiene alto riesgo de caries.

Sellado de los dientes

El sellado consiste en colocar un material adhesivo en las fosas y fisuras de dientes que pueden desarrollar caries. Es, en realidad, una barrera física que evita que las bacterias que producen caries dañen el diente. Es un método no invasivo, muy eficaz y que no daña el esmalte.

Esta práctica, reduce la incidencia de caries, según estudios realizados hasta un 80% en el primer año. Eso sí, es muy importante revisar la permanencia de los sellados regularmente, ya que se pueden caer o perder parcialmente, por lo que ya no serían eficaces.

Estas dos técnicas nos ayudan a evitar la aparición de caries en los niños, pero no debemos olvidarnos de todas las recomendaciones anteriores, porque el conjunto de todas ellas será la que ayude a los niños a mantener una buena salud bucodental.

En nuestra clínica dental Madrid Río esperamos a los más pequeños de la casa para hacer un seguimiento de su bonita sonrisa durante toda su vida

¡Te esperamos!

Envía esta página o compártela: