8 IDEAS DE MERIENDA SIN AZÚCAR PARA CUIDAR SUS DIENTES

8 meriendas sin azucar para cuidar de sus dientes

Ahora que se acaban las clases, los niños pasan más tiempo en casa, lo que facilita que se preparen sus propios tentempiés. Basta con abrir un paquete de galletas o el bote de nocilla. Por eso, para ayudarles a mantener una dieta equilibrada y completa, a la vez que cuidas de su salud bucal y general, te proponemos 8 ideas para una merienda sin azúcar, saludable y deliciosa, para disfrutar en estos días de calor.

Yogur con frutas variadas

Para esta combinación te proponemos en primer lugar, usar yogur griego. Este tiene dos veces más proteínas que un yogur natural normal, además de calcio, potasio y vitaminas A y B12. También te recomendamos añadir una cucharadita de semillas de chía, sésamo o almendras fileteadas. Pero lo más importante, recuerda prepararlo con las frutas que más les gustan.

Batido multivitaminas

Un batido o smoothie de frutas, es otra gran opción dentro de las meriendas sin azúcar, sobretodo ahora que llega el calor. Refréscate con esta combinación deliciosa repleta de vitaminas y fibra, que además de tener muy pocas calorías es totalmente personalizable.

Lo más divertido es prepararla juntos y crear mezclas locas y riquísimas. Es ideal para los niños a los que no les gusta mucho comer fruta. Nuestra sugerencia, añade a tu receta una taza de leche, una taza de fruta variada fresca y medio plátano natural.

Las magdalenas caseras también pueden ser una merienda sin azúcar

A pesar de la idea que tenemos sobre ellas, las magdalenas pueden ser saludables si las hacemos en casa, controlando la cantidad de de azúcar que utilizamos o incluso sustituirla por miel, estevia o sirope de agave. También es importante vigilar los ingredientes y escoger siempre la versión integral.

Te recomendamos incorporar sabores nuevos para darle un toque. Como por ejemplo magdalenas caseras de zanahoria o arándanos, seguro que les encanta.

Compota de manzana y canela

Para prepararla únicamente necesitamos dos ingredientes: manzana y canela. Igualmente podemos añadir miel, estevia o sirope de agave para reforzar el toque dulce de la canela.

La preparación es super fácil y rápida. Pela y corta la manzana y ponla unos 3 o 4 minutos en el microondas. A continuación tritúrala y añade canela al gusto o alguno de los edulcorante naturales anteriores. Guárdala en un tarrito de cristal.

Tostadas de aguacate, otra deliciosa idea de merienda sin azúcar

El aguacate es una de las fuentes de grasas saludables e hidratos de carbono más importante y deliciosa que hay. Además tanto su sabor como su textura les encanta a los niños.

Sustituye de vez en cuando los clásicos bocadillos de embutidos por esta opción tan veraniega y refrescante. Te recomendamos prepararla sobre una tostada de pan integral cubierta empleando un cuarto de aguacate. Añade un toque extra de vitaminas con unos tomatitos cherry, o de calcio con un poco de queso.

Dipea con hummus

Prepara la versión clásica solo con garbanzos, o añade zanahoria o berenjena. Esta opción de merienda sin azúcar, además de ser fuentes de proteína de origen vegetal, hidratos de carbono y vitaminas, le encantará.

Añade un chorrito de aceite, para una dosis extra de antioxidantes e incluso puedes darle un toque espolvoreando un poco de pimentón dulce.

Un delicioso porridge con frutas

A esta mezcla, más conocida como gachas de avena le puedes añadir cualquier fruta. Algunas de las que combinan mejor son el plátano y la manzana.

La avena presenta un alto contenido en carbohidratos complejos (de asimilación lenta), lo que facilita la obtención de energía para hacer frente a las tardes de deporte.

Queso fresco y membrillo, la clásica merienda sin azúcar

Esta combinación, prácticamente tradicional, tiene el éxito asegurado como merienda sin azúcar. La mezcla de ambos sabores, el toque dulce del membrillo con el salado del queso es perfecta para los niños.

Te recomendamos que el queso es mejor que sea tierno o fresco, ya que el sabor de un curado, por ejemplo, podría ser demasiado fuerte. Incluso podrías probar con el requesón.

Envía esta página o compártela: